Normalmente, las orejas no es algo en lo que nos fijamos mucho, pero sí que llama la atención el hecho de que una persona haya olvidado limpiar sus oídos y algo no tan agradable esté saliendo de ellos, claro, en esos casos enseguida pensamos que al llegar a casa lo primero que debemos hacer es limpiar los nuestros, pero ¿cuál es la manera correcta de limpiar los oídos?

Como limpiar los oidosLa verdad es que esta es una pregunta que normalmente se pasa por alto, y, a consecuencia de esto introducimos en nuestros oídos lo primero que encontramos y esto es completamente literal, entre las cosas que muchos utilizan para “limpiar” los oídos están:

  1. Pasadores de cabello, horquillas o invisibles.
  2. Lápices.
  3. Plumas.
  4. Hisopos.
  5. Y en esta lista no podía faltar el instrumento preferido de muchos hombres, las llaves.

También puedes ver Tratamiento natural para la balanitis

¿Cuales son las consecuencias de introducir estos objetos en el oído?

En los mejores de los casos, la consecuencia es que, en lugar de extraer toda la cera de los oídos lo que sucede es que la introducimos más.

Otra consecuencia es que los oídos pueden ser lastimados ya que los objetos que se utilizan no son para nada los más indicados.

Por último, una de las consecuencias más graves es que se pueden introducir bacterias al oído, facilitando así una infección.

¿Cuál es la manera correcta de limpiar los oídos?

Te sorprenderá saber que la mejor manera de limpiar los oídos, según los especialistas, no tiene nada que ver con introducir algún objeto en el oído.

Así que para limpiar tus oídos lo mejor que puede hacer es esperar a la hora del baño y limpiar tan solo la parte externa del oído con la ayuda de un pañito o bien de papel higiénico.

No trates de llegar más allá de lo que tu dedo meñique pueda alcanzar ya que no es necesario ni saludable.

Si deseas limpiar un poco más a profundidad lo puedes hacer con la ayuda de sprays o gotas exclusivas para esta clase de limpiezas.

Por último, recuerda que la cera en realidad no es suciedad sino más bien una especie de barrera que nuestro cuerpo produce para que los oídos se encuentren protegidos del polvo y de la suciedad del medio ambiente.

Aun así, si sientes la necesidad de una mayor limpieza lo mejor que puedes hacer es acudir a un otorrinolaringólogo para que él se encargue de hacerlo.

 Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


QUIEN SOY

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial